Akira Toriyama: Historia de la creación de Dragon Ball

Todo origen tiene una historia que a veces posee visos de leyenda, como la manzana en la cabeza de Newton. Es así la historia de la creación de Dragon Ball, por Akira Toriyama.

Para un artista, el genio inspirador contempla diferentes formas de manifestarse. Para algunos, solo basta un sueño; otros, se pasan la vida esperando una epifanía de proporciones mesiánicas.

La historia de la creación de Dragon Ball está basada en una historia clásica muy antigua de oriente: El viaje al Oeste, las aventuras del Rey Mono.

Y antes de juzgar de manera superficial cualquier parecido exagerado entre una obra u otra, como decir que se trata de un sincero homenaje o de un burdo plagio. Hablaremos un poco del proceso creador del artista, enfocándonos en su fuente nutricia e influencias.

Dragon Ball

 ¿De dónde sacan sus ideas genios como Akira Toriyama el creador de Dragon Ball?

Para un cierto número de personas en las que la creatividad es fuente de ingresos y razón de su existencia, y por ello, llevan más trabajada el área creadora. Que es el caso de, para que hacernos los beatos, mangakas como Akira Toriyama; la inspiración es colectada de acontecimientos rutinarios, de las experiencias y anécdotas recogidas en su día a día. De salir a buscar vivencias e interacciones con diferentes tipos de personas o situaciones.

Seguro que cargan a la mano algún artículo de trabajo como una Ipad pro o humildemente, una libretita; para que no se les escape un detalle captado en un momento dado.

Pero todo no queda tan fácil ahí. Porque lo importante es la calidad de las ideas tomadas. La forma y el fondo. El valor simbólico y sígnico dentro de la mente del artífice, en este caso en particular, del mangaka.

Durante su formación como ser humano, social y gregario (por más pose de introspectivo que quiera dárselas), el creador sortea diversos obstáculos que plantea su crecimiento hasta llegar a la madurez.

Que le deviene no solo con alcanzar la edad adulta. Hablamos de su madurez como artista, siendo el caso que muchos han alcanzado dicha madurez a la edad de cuarenta o cincuenta años.

Todo además depende de hitos de la infancia muy bien explotados, porque es durante la niñez que se cuece gran parte del imaginario fecundo del artista.

Estos obstáculos de los que hablamos modelan su capacidad cognitiva en el área de la abstracción, sobre todo y que pueden explotar a su antojo.

Dragon Ball

Y de la creación de los personajes de Dragon Ball ¿Qué podemos hablar?

Por qué me siento identificada con tal o cual personaje. Quizá con el héroe son Goku que emprende su viaje de autodescubrimiento o de Pikoro y Vegueta, los incomprendidos villanos de Akira Toriyama.

Cómo es posible que ese héroe o villano queden interiorizados en nuestra conciencia y corazones haciéndonos adorarlos, convirtiéndolos en íconos de generaciones. Cuál es el secreto de la construcción de estos entrañables personajes de Dragon Ball.

Te contaré como

Aquellos demonios, genios, hadas y héroes de la infancia que dejaste de lado al crecer porque te convencieron de que no existían, han seguido acompañando tras bambalinas a nuestros artistas a lo largo de sus -muchas veces- atormentadas vidas. Son precisamente las representaciones y expresiones de esos personajes infantiles, en la cabeza y la mesa de diseño de cada artista, lo que enriquece el mágico bestiario de la ficción.

Seres intergalácticos, demonios parasitarios que se alimentan de las tristezas de sus huéspedes o de toda una comunidad, alienígenas que no conocen de amor y solo desean destruir mundos. Volcados en rostros burlescos sin compasión como los de Freezer, Majin Buu, Brooly y Cell. Energías ultrapoderosas contenidas en adolescentes tímidos que jamás pensaron poseerlas, hasta que fueron arrojados a aventuras peligrosas. Así como Goku, Bulma, Gohan y todos los personajes de Dragon Ball, que han atrapado nuestro corazón por más de veinte años.

Las influencias regionales para Dragon Boll

Para aderezar todo este cosmos creativo hemos de tomar en cuenta el acervo regional. El peso del folclore, aun cuando los impulsos creativos deseen volcarse hacia otras latitudes, llevan una impronta, con las raíces nativas de su creador. Porque todos hemos crecido con historias y mestizajes variopintos que nos definen.

Como se puede ver claramente en el caso de Akira Toriyama y su Dragon Ball. No solo en su marcado estilo de oriente, sino en la definición muy cercana que les da Akira a sus dibujos respecto a la interpretación más acertada de los caracteres de la palabra “manga” en japonés, que es la de “imágenes grotescas”.

Una interpretación que más describe al comic japonés en su forma más pura. Akira no sabe de preciosismos, es más de caricaturas y emociones en combinación muy lograda.

Los personajes de Dragon Ball no nos han conquistado por presentar bellos rasgos, Goku no es un sex simbol. Es precisamente su inocencia y don de gente lo que nos ha pegado a sus aventuras y peleas por años.

“Yo soy tu padre”

Autores contemporáneos como Austin Kleon, en su libro de título más que sugestivo “Roba como un artista”, hace resumen de las pautas que debería tomar en cuenta un creador al tomar ideas para realizar su obra.

Como muchos de los autores contemporáneos, encuentra la piedra angular rebuscando en la vieja escuela. Y el mismo lo expone, no hay nada nuevo o recién inventado.

El cocido del mangaka Akira Toriyama no estaría listo sin las influencias de maestros de la literatura que repercutieron en su infancia o adolescencia fuertemente. Tanto es así que la creación de Dragon Ball guarda gran similitud con la leyenda China del Rey Mono.

Y claro está, también las influencias de exponentes del anime como Osamu Tezuka, Hayao Miyazaki o Katsushiro Otomo, autores de grandes clásicos que precedieron a Dragon Ball y marcaron un antes y un después en la historia del manga y el anime.

Dragon Ball

Puedes leer sobre las Influencias que le sirvieron a Toriyama para crear Dragon Ball en este artículo  

El Rey Mono y Son Goku: Historia de la Creación de Dragon Ball

La odisea de la literatura clásica china marcó el corazón de Akira Toriyama a tal punto de haberle inspirado la creación de Dragon Ball. Cosa que no es un misterio, ni el secreto mejor guardado de Akira, puesto que en el tomo N° 1 del manga, nada más comenzar, hace referencia a sus notables similitudes.

Como el carácter mágico de semidiós de Son Goku, no solo visible en su fuerza y destreza sobrenatural, también en que las balas hacen muy poca mella en el pequeño héroe, por no decir que no le hacen nada; la peculiar colita de mono y al incluir elementos como el famoso báculo mágico que se agranda a petición de su amo. Otras pistas de tal similitud están en personajes como el de Bulma, Oolong y Yamsha. 

Conclusión

La historia de la creación de Dragon Ball no es solo una anécdota que deba pasar de boca en boca tomada a la ligera, sino un ejemplo de la forma en la que podemos tomar lo que nos rodea y moldearlo con nuestra propia esencia hasta crear algo original y porque no, convertirnos en el próximo Akira Toriyama captando la atención de miles de seguidores.

Akira Toriyama se basó en las historias locales del Rey Mono, para la creación de Dragon Ball y su protagonista Gokú, así como también de otros personajes, elementos y símbolos que aparecen en la serie.

Akira Toriyama moldea la historia del rey mono para hacerla más fácil de entender y así poder trasmitir las enseñanzas de esta narración épica al público joven.

1 comentario en “Akira Toriyama: Historia de la creación de Dragon Ball”

Deja un comentario